Captadores de viento. Fuente: Diego Delso. Wikipedia

Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

Arquitectura bioclimática

Vivimos una época en la que la sostenibilidad está cada vez más presente en nuestra sociedad, y por lo tanto también en el mundo de la arquitectura. En ella encontramos distintos movimientos y corrientes que aunque comparten un objetivo común, lo afrontan de distinta manera. 

En el artículo de hoy vamos a centrarnos en la arquitectura bioclimática. Una corriente que busca alcanzar el confort de los usuarios empleando las condicionantes del clima y del entorno, para alcanzar el máximo confort con el menor consumo energético posible. En definitiva es una arquitectura adaptada al medio ambiente, sensible al impacto que provoca en la naturaleza, y que intenta minimizar el consumo energético y la contaminación ambiental.

Podemos pensar que es algo novedoso, pero nada más lejos de la realidad. Sólo tenemos que mirar la arquitectura vernácula de nuestro país para darnos cuenta de que nuestros ancestros ya la aplicaban. A modo de ejemplo podemos citar las casas encaladas de Andalucía, que mantiene su interior fresco en verano, o los caseríos, en los que los animales vivían en la planta baja de la vivienda para servir de calefacción a la parte vividera de la casa, que estaba justo encima.

Fuente: Iñaki Urkia
Fuente: Iñaki Urkia

Conceptos básicos

  • En este tipo de arquitectura se planifica y construye teniendo en cuenta el clima y las condiciones del entorno para conseguir satisfacer las condiciones de confort de los habitantes. 
  • Busca conseguir el confort en la vivienda de forma pasiva (empleando vientos dominantes, radiación solar, vegetación …), sin necesidad de emplear sistemas activos (calefacción, ventilación mecánica …), ya que los considera sistemas de apoyo.
  • Aunque una casa bioclimática no tiene por qué ser más cara que una convencional, está demostrado que en climas templados supone un sobrecoste de entre un 5 y un 15%.
  • El diseño bioclimático, como hemos comentado, se basa en el análisis climático. Por ello es fundamental estudiar, a la hora de proyectar, los datos climatológicos, el entorno y las cartas solares, y emplear cartas bioclimáticas que nos indican las estrategias más adecuadas a aplicar en función del clima y ubicación.

Principales estrategias bioclimáticas

A continuación vamos a conocer las principales estrategias bioclimáticas que podemos emplear a la hora de proyectar.

Orientación

Es fundamental a la hora de diseñar una vivienda porque influye en el resto de estrategias que empleemos. Por norma general se orientan las ventanas acristaladas al sur en el hemisferio norte, o al norte en el hemisferio sur. De este modo se capta más radiación solar en invierno y menos en verano, aunque para las zonas cálidas, con temperaturas promedio superiores a los 25°C, suele ser más adecuado colocar los acristalamientos al revés.

Ventilación cruzada

Nos permite garantizar la salubridad y al mismo tiempo controlar la temperatura y humedad de la vivienda. Es importante haber estudiado la orientación de los vientos dominantes para poder disponer los huecos de la forma más eficaz posible. Además en climas secos podemos combinarla con cuerpos de agua para regular la humedad y la temperatura del aire de forma pasiva.

Radiación solar

Es la principal fuente de calor de las viviendas diseñadas mediante criterios bioclimáticos. Por ello su estudio y gestión es fundamental para obtener un balance energético adecuado, que garantice las condiciones de confort. Por ello será necesario el empleo de elementos de control solar pasivo, como veremos más adelante, y el dimensionado correcto de los huecos. Aún así hay que tener en cuenta que la radiación solar también nos puede servir para refrescar espacios gracias a chimeneas solares (Qanat) como las que se emplean en Irán, para mejorar la ventilación natural o para producir “calefacciones pasivas” con las que calentar la vivienda mediante muros trombe, invernaderos adosados, miradores, etc.

Captadores de viento. Fuente: Diego Delso. Wikipedia
Captadores de viento. Fuente: Diego Delso. Wikipedia

Control solar pasivo

El estudio de las cartas solares nos permite conocer la inclinación y posición del sol. Esto nos permite plantear voladizos u otros elementos de protección solar pasivos, que limiten la radiación solar en las épocas que queramos reducirla, evitando sobrecalentamientos, y que permitan, en épocas frías, calentar la vivienda.

Aislamiento térmico

El objetivo como hemos dicho es reducir la demanda del edificio. Por lo tanto aislar de forma adecuada se hace necesario para reducir pérdidas y ganancias no deseadas a través de la envolvente.

Inercia térmica

La inercia térmica nos ayuda a mantener la temperatura interior mejor regulada porque los materiales que la poseen almacenan el calor en su interior devolviéndolo cuando la temperatura baja. Esto es interesante tanto en verano como en invierno. En invierno es interesante porque nos ayuda a reducir la demanda de calefacción nocturna gracias al retorno de calor que nos da. En verano es interesante porque aunque nos devuelva calor a la noche, nos ayuda a regular la temperatura durante el día, y a la noche podemos disiparlo fácilmente gracias al free cooling que nos da la ventilación cruzada nocturna.

Conclusión

Como hemos visto a lo largo del artículo y se demuestra a lo largo de la historia de la arquitectura el estudio del clima y del lugar hace posible construir viviendas que requieren de menos recursos energéticos. Además este tipo de viviendas tienen un mejor el ciclo de vida que un edificio convencional, porque tanto en la fabricación de sus materiales, su construcción, su vida y desmontaje tiene menores emisiones de CO2. Esto es así, no sólo porque emitan menos CO2 cuando usamos el edificios sino porque en este tipo de edificios se suele optar por el uso de materiales naturales y sostenibles que tienen una menor cantidad de energía embebida. Además como hemos visto son edificios en los que no prima el uso de sistemas activos sino que busca que la vivienda sea confortable y saludable mediante el uso de sistemas pasivos. Esto hace que estas viviendas sean muy sostenibles, ya que no es más sostenible aquel que usa equipos que consumen menos sino aquel que no los necesita.

Bibliografía

Matin Evans, J. The comfort Triangles: A new tool for bioclimatic Design, 2007
Evans, J. Técnicas Bioclimáticas de Diseño: las Tablas de Confort y los Triángulos de Confort,  memorias  de  Cotedi  2000  (Conferencia Internacional “Confort y Comportamiento Térmico de Edificaciones”), Maracaibo, 2000.
Givoni, B. Climate and Architecture, Applied Science Publishers LTD, ISBN 0 85334 678 X
Olgyay, V. Design with Climate, Princeton University Press, Princeton, 1963

Josu López de Ipiña González de Artaza

Arquitecto por la EHU/UPV y máster en “Construcción sostenible y eficiencia energética”. Apasionado de la arquitectura con un especial interés en la sostenibilidad de la arquitectura y de la construcción, como medio para conseguir una mejor calidad de vida de los habitantes y una mejor situación del planeta. Definiría la arquitectura tal y como lo hizo Zaha Hadid "La arquitectura es sobre el bienestar. Pienso que la gente quiere sentirse bien en el espacio. Por un lado es sobre la vivienda, pero también sobre el placer."

Tags