Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

La arquitectura en tiempos de crisis.

Cuando nos enfrentamos a una gran crisis, sea provocada por una guerra, por una catástrofe natural o por cualquier otra causa. Surgen unos esfuerzos coordinados para intentar solucionar los efectos de la misma. Se busca principalmente dar solución a las necesidades más primarias de la población, como pueden ser las necesidades sanitarias, de alimentación, educacionales, de vivienda etc.

BUSQUEDA DE ALTERNATIVAS.

Evidentemente esto requiere la implicación de los arquitectos en el desarrollo de alternativas a los modelos urbanos y edificatorios tradicionales. No solamente con relación a la vivienda , sino también en lo referente a edificios dotacionales, como pueden ser escuelas, hospitales, comedores etc. En estas alternativas deben de primar factores como la rapidez de ejecución, la economía  y la disponibilidad de materiales por poner un ejemplo. En base a esto, generalmente se constituyen a través de elementos que se repiten sistemáticamente para facilitar su ejecución.

Son muchos los arquitectos de reconocido prestigio que se han implicado en este tipo de arquitectura, como pueden ser Shigeru Ban, Renzo Piano o Alejandro Aravena, para intentar dar solución a crisis humanitarias de diferente índole. Las cuales en multitud de ocasiones, están acompañados de masivos movimientos migratorios, sirvan de ejemplo los afectados por los diferentes desastres naturales, las guerras etc.

ADAPTACIÓN

Sin embargo la crisis originada en la actualidad por el COVID-19 plantea unos puntos de partida diferentes. Es cierto que se han modificado con urgencia algunos edificios para realizar labores hospitalarias, como es el caso de IFEMA. Algunos estudios como el de Carlo Ratti Associati e Italo Rota desarrollaron un proyecto para un hospital provisional con un alto nivel de contención. Pero esta pandemia no originó movimientos migratorios masivos, ni una destrucción de los entornos donde habitamos y trabajamos. Este es el motivo para que afrontemos el problema de un modo diferente.  

Hospital provisional – Carlo Ratti Associati e Italo Rota.

Debido a lo anterior no veremos una brusquedad en los cambios, pero si una adaptación a las nuevas circunstancias. Para empezar, el mercado inmobiliario ya nota un aumento en la demanda de vivienda unifamiliar. La gente le da mayor importancia a las condiciones de iluminación, ventilación y calidad de los espacios en general. Precisamente en esto, hacía hincapié la campaña “Indoor Generation” de Velux, en la cual se ponía de manifiesto el cambio brusco que supone para el ser humano, pasar cada vez mas tiempo dentro de espacios cerrados. Algo a lo que nuestro organismo no esta habituado.

The Indoor Generation by VELUX.

ADAPTACIÓN DE LOS LUGARES DE TRABAJO.

Por otro lado se prevé una adaptación en nuestros lugares de trabajo, por ejemplo el arquitecto David Dewane (de la firma Chicago Barker / Nestor) defiende las oficinas moduladas en diferentes cámaras de trabajo que permitan un equilibrio en la concentración y la colaboración, frente a las oficinas abiertas. Realmente durante estos meses, muchas empresas se vieron obligadas a ir un paso mas allá, implantando medidas de teletrabajo y pudieron constatar como en muchos casos, el trabajo virtual puede suplir al espacio de trabajo compartido y limitar la propagación de enfermedades.

Si lo anterior tiene sus defensores y detractores. En lo que parece que hay unanimidad, es en el desarrollo e implementación de tecnologías para evitar contacto en los edificios públicos, puertas automatizadas, ascensores con comandos de voz, baños sin pulsadores, controles de acceso mediante teléfonos móviles, desinfección mediante rayos UV o la aplicación de materiales con acabados antibacterianos que hace bien poco solamente se limitaban a edificios sanitarios.

Como podemos ver, esta crisis supone un punto de partida, la aparición en nuestro entorno de una nueva amenaza, que nos obligará a desarrollar nuevas propuestas para hacerle frente y estoy seguro de que muchas de ellas serán realmente sorprendentes.

Emilio Casariego Baamonde

Arquitecto formado en la ETSAC (Universidad Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña), al terminar los estudios monta su propio estudio de arquitectura, el cual se dedicaba principalmente a proyectos de promoción por la zona de la Mariña de Lugo. Desde el año 2018 desarrolla la función de arquitecto de prescripción y obra nueva para VELUX, llevando las relaciones de la marca con los promotores, constructores y arquitectos de Galicia.