Ampliación Ayuntamiento de Murcia

Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

Moneo y la relación con el pasado.

La mayor parte de las veces, la arquitectura en mayor o menor medida se ve obligada a mantener un dialogo con el pasado. Muchas veces por su simple integración dentro de la malla urbana, que le obliga a establecer relaciones con edificios circundantes y trazados urbanos que son fruto de otras épocas, y otras muchas por su desarrollo vinculado a preexistencias o elementos que le aportan un fuerte carácter a la parcela.

A mi modo de ver, uno de los grandes arquitectos que desarrolla a la perfección este dialogo es Rafael Moneo. Es evidente que este breve articulo no tiene como fin analizar su obra, sino esta característica que será extensiva a multitud de sus edificios. Lo haré con tres simples ejemplos que sin duda, podrían ser muchos más.

En realidad, esta manera de dialogar con el pasado ya la vemos en la personalidad del propio Moneo. El cual, antes de estudiar arquitectura, quiso estudiar filosofía para dedicarse, según sus palabras, al pensamiento honesto.

Dialogo con la historia.

Un pensamiento honesto que le hace establecer una fluida conversación con el pasado. Así por ejemplo, el Museo Nacional De Arte Romano de Mérida se asienta sobre una parcela que estaba densamente ocupada por restos arqueológicos. Debido a esto la alusión a la civilización romana parecería más que evidente. Moneo utiliza un sistema constructivo basado en la técnica romana, con materiales de yacimientos próximos, y continuas referencias al trazado y ordenación urbana de la ciudad actual. Establece en este edificio, una continuidad entre lo romano y la Mérida de nuestros días.

Dialogo con el entorno.

Otro de los casos en los que vemos este dialogo, es en la Ampliación del Ayuntamiento de Murcia. Desarrollada en un espacio hacia donde se volcaba la fachada de la catedral, el palacio del Cardenal Belluga (ambos de mediados del siglo XVIII) y diferentes viviendas burguesas. La ampliación del ayuntamiento, se proyecta para dar réplica al retablo catedralicio sin competir con los ordenes clásicos. En cierto modo, la fachada de este edificio se convierte en el elemento más importante del edificio, ya que intenta mostrarse como el símbolo del poder civil dentro de este conjunto, para ser el reflejo de la nueva organización social que ha llegado a nuestros días, y lo hace entendiendo la fachada como un retablo de gran verticalidad y sencillez que dialoga sin estridencias con los edificios que lo rodean.

Fachada Ayuntamiento de Murcia.

Dialogo entre las partes

Por último, otro edificio al que haré mención es la Sede De Bankinter (Realizada junto a Ramón Bescós). Antiguamente eran muy numerosos los palacetes decimonónicos que rodeaban el Paseo de la Castellana, muchos de ellos se derribaron para levantar sedes de instituciones empresariales o financieras, sin embargo, con el edificio Bankinter se rompe esta tradición para incorporar el palacio existente del Marques de Mudela al nuevo conjunto. El cual es una dignísima muestra de la arquitectura ecléctica madrileña de finales del siglo XIX.

Sede Bankinter.

La sede se articula en dos volúmenes, conviviendo el nuevo edificio con el existente pero manteniendo su autonomía, es en cierto modo como si el nuevo edificio le rindiese tributo incluso con la elección de los materiales, utilizando un ladrillo prensado de similares características. Por otro lado, el nuevo volumen, sirve de transición con las viviendas que se encuentran en la zona posterior, mostrando otra vez más, la sensibilidad de este arquitecto, por la lectura del contexto urbano y su capacidad para dialogar con todo su entorno.

Rafael Moneo, no busca abrumar con una arquitectura rompedora, sino ser respetuoso con todo lo existente y cuando hablo de lo existente me refiero como hemos visto a los materiales, a los edificios circundantes, a la trama urbana y a todo aquello que pueda enlazar el nuevo edificio con la historia del lugar, es en cierto modo, una señal del pensamiento honesto que mencionábamos al principio de este articulo.

Emilio Casariego Baamonde

Arquitecto formado en la ETSAC (Universidad Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña), al terminar los estudios monta su propio estudio de arquitectura, el cual se dedicaba principalmente a proyectos de promoción por la zona de la Mariña de Lugo. Desde el año 2018 desarrolla la función de arquitecto de prescripción y obra nueva para VELUX, llevando las relaciones de la marca con los promotores, constructores y arquitectos de Galicia.