El carácter de un paisaje. Confluencia de los ríos Porma y Esla

Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

Premios FAD 2020. Ciudad y Paisaje

autor
02.09.2020

La remodelación de la plaza de Mansilla Mayor (León) ha sido galardonada dentro de la categoría de Ciudad y Paisaje en los Premios FAD 2020.

La reinterpretación a escala urbana de este entorno natural, ha supuesto para el estudio Ocamica Tudanca arquitectos ser galardonados en los Premios FAD 2020 dentro de la categoría de Ciudad y Paisaje.

El paisaje predominante en las comarcas situadas al sur de la ciudad de León es de un marcado carácter agrícola. Estas llanuras están regadas por los caudalosos ríos Porma y Esla, los cuales confluyen anticipando su desembocadura final en el río Duero. La constante presencia del agua proveniente de estos dos cauces fluviales, modela el paisaje de las riberas de ambos ríos, permitiendo combinar cultivos de regadío y secano. El resultado final es un tapiz formado por campos de labranza con una rica diversidad morfológica y cromática.

Sin duda, nos encontramos ante un paisaje de transición, situado entre las llanuras esteparias de Tierra de Campos y las comarcas ribereñas y precordilleranas de la zona central la provincia leonesa. En cuanto a estas comarcas vecinas llama la atención que cuentan con un anclaje en la memoria colectiva del país. Por ejemplo, reconocemos el campo mesetario a través de la literatura de Miguel Delibes o del cine de Víctor Erice, y nos elevamos hacia las cumbres de la cordillera cantábrica leyendo a Julio Llamazares.

En contraste con estos ejemplos de paisaje mitificados, el sur de la provincia no cuenta con un relato identificativo que refuerce su identidad paisajística. De ahí que el valor de propuestas como ésta, que intentan revalorar éste tipo de de paisaje, desbordando el ámbito de influencia del diseño urbano.

El carácter de un paisaje. Confluencia de los ríos Porma y Esla
El carácter de un paisaje. Confluencia de los ríos Porma y Esla (Ocamica Tudanca arquitectos, 2019)

Cosiendo el centro urbano

El concurso público de ideas para la remodelación de la plaza de la fuente de Mansilla Mayor lo gana Ocamica Tudanca arquitectos, un joven estudio de arquitectura con sede en Cataluña. El concurso de ideas invitaba a remodelar la plaza de la fuente sobre la que se asoman el edificio consistorial y la Casa de Cultura.

Este espacio urbano es el epicentro social de Mansilla Mayor, localidad con una población de unos 120 habitantes, y que únicamente revive parte de su antigua actividad durante los meses de verano. Por lo tanto, estamos ante un ejemplo típico de lo que en los últimos tiempos se ha venido a denominar la España vaciada. Es decir, pequeños núcleos de población situados en las provincias del interior peninsular y dedicados tradicionalmente al sector primario. Desde hace décadas este tipo de municipios presentan una preocupante pirámide poblacional y unos elevados índices de envejecimiento.

La propuesta se basa en una reinterpretación del paisaje parcelado del entorno. El manto de campos de labranza, con sus diferentes tonalidades amarillas, ocres y verdes, se va a convertir en una plaza de pavimentación continua. Las “parcelas pavimentadas” se van a expresar materialmente a través de distintos hormigones lavados.

Diagrama axonométrico de localización
Diagrama axonométrico de localización (Ocamica Tudanca arquitectos, 2019)
Vista aérea de las plazas remodeladas
Vista aérea de las plazas remodeladas (Ocamica Tudanca arquitectos, 2020)

Austeridad mesetaria

El jurado de los Premios FAD 2020 han destacado el concepto de austeridad, el caul está presente en toda la intervención. La austeridad de los nuevos materiales usados en la pavimentación subraya los materiales de la arquitectura popular de la zona: fachadas tradicionales de adobe revocado y ladrillo visto. El equipo de arquitectos logra ceñirse al presupuesto original pese a aumentar sustancialmente la superficie de la remodelación.

La remodelación de ambas plazas consigue transmitir una sensación de serenidad. Para el arbolado se escogen el olmo montano y el tilo, especies autóctonas que arrojan amplias sombras y funcionan como barrera frente al viento.

Alrededor de los árboles se sitúan bancos corridos y asientos individuales. La variedad del mobiliario urbano y su colocación expresa el dinamismo buscado por los proyectistas. Sin duda, el color amarillo elegido para su acabado es un acierto, debido al contraste que ejerce sobre los colores plomizos del entorno.

Mobiliario urbano en la plaza de la fuente
Mobiliario urbano en la plaza de la fuente (Ocamica Tudanca arquitectos, 2020)
Vista de la plaza de la fuente. A la derecha la Casa de Cultura
Vista de la plaza de la fuente. A la derecha la Casa de Cultura (Ocamica Tudanca arquitectos, 2020)

Plaza de la fuente

El concurso de ideas fomentaba la competición entre estudios de arquitectura para poner en valor la plaza de la fuente. Desde el primer momento se tuvo claro que la participación ciudadana debía ser fundamental para el éxito de un espacio con una centralidad tan marcada.

Los vecinos de Mansilla Mayor señalaron que la remodelación debería respetar la fuente artesiana que existía en esta plaza. Se optó por una fuente completamente remozada y en sintonía con el resto del mobiliario urbano. La estética de la nueva fuente artesiana se integra en su entorno inmediato, sin perder su compromiso con la austeridad material.

La fuente artesiana tenía un gran valor social, ya que muchos vecinos usaban su agua para consumo doméstico. Incluso algunos habitantes de los pueblos circundantes se acercaban hasta la fuente a llenar sus garrafas. Este hecho demuestra que el valor que señalaban los vecinos va más allá del simple mecanismo del que emana agua potable, reconfigurándose como un importante conglomerante social.

La fuente artesiana como servicio público y lugar de encuentro
La fuente artesiana como servicio público y lugar de encuentro (Ocamica Tudanca arquitectos, 2020)
Detalle del caño de la fuente artesiana
Detalle del caño de la fuente artesiana (Ocamica Tudanca arquitectos, 2020)

Plaza de la iglesia

Ocamica Tudanca arquitectos apuestan por incorporar la plaza de la iglesia al sector inicial a intervenir. Los edificios eclesiásticos y sus espacios públicos anexos tienen un papel fundamental como tejedores de lazos comunitarios en zonas rurales como ésta.

Esta valiente iniciativa logró dar un salto cuantitativo al proyecto ya que supuso casi duplicar la superficie a remodelar. El reto de mantener el nivel cualitativo fue mayúsculo, sobre todo teniendo en cuenta las inflexibilidades presupuestarias inherentes a cualquier municipio de pequeño tamaño. El resultado final se alcanza sin incrementar el coste económico, repercutiendo la austeridad material en el plano presupuestario.

Los arquitectos tuvieron claro que el espacio público inmediato a la iglesia debía, dada su proximidad, incorporarse a la propuesta original de remodelación de la plaza de la fuente. La calle de la iglesia une ambas plazas, en las cuales se concentra la mayoría de encuentros, festejos y reuniones sociales del pueblo.

Vista de la plaza de la iglesia
Vista de la plaza de la iglesia (Ocamica Tudanca arquitectos, 2020)

Futura 2º Fase

El carácter orgánico del mosaico que configura la pavimentación de las plazas, permite ampliar fácilmente la remodelación hacia las calles adyacentes, sin perder la idea de conjunto unitario. Los arquitectos han planteado una futura 2ª Fase en la que el pavimento se extienda por la Travesía Padre Llorente hasta llegar a la única casa de turismo rural existente en la localidad.

Los Premios FAD 2020 sensibles a la actualidad

Sin duda, la despoblación del mundo rural, junto a las crisis climática y la pandemia del coronavirus, ha sido una de las temáticas que más ha preocupado a la ciudadanía en el último año. Con este galardón los Premios FAD 2020 han sido sensibles hacia propuestas provenientes de las diferentes periferias geográficas, que debido a su lejanía de los núcleos urbanos, no logran toda la proyección mediática que merecen.

Vídeo del ganador de los Premios FAD 2020 en la categoría Ciudad y Paisaje

Bibliografía

David García Díez

Arquitecto por la Universidad de Valladolid y Máster en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico por la Universidad Politécnica de Madrid. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en Chile, trabajando tanto en empresas privadas como para las Administraciones Públicas. Formó parte del equipo redactor del PGOU de la ciudad de Puerto Montt. En el ámbito académico, fue profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Los Lagos. Desde 2019 es responsable de Prescripción y Obra Nueva de VELUX para la Com. Valenciana y Murcia.