Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

Proyectando PassivHaus con orientación Norte

La Casa Queta frente al Cantábrico, como paradigma de viviendas PassivHaus con orientación Norte

Fachada Sur de la Casa Queta en Quintueles. Fotografía de Tania Crespo
Fachada Norte de la Casa Queta en Quintueles. Fotografía de Tania Crespo

Concha Uria y Begoña Viejo son arquitectas, viven y ejercen en Asturias y están unidas profesionalmente por un estándar de arquitectura: el estándar PassivHaus. Son además dos amigas desde que se juntaron para solucionar el reto de diseñar y certificar una casa que mira al NORTE, y que es actualmente la residencia habitual de Concha.

Fue alrededor de un vino donde comenzaron a desafiar uno de los grandes mantras que acompaña al resumen que siempre se hace de una  vivienda pasiva: “casa con grandes ventanales al SUR”. Muy simplista, pero con una explicación técnica sencilla detrás.

Pero, ¿quién quiere mirar al sur, estando el Mar al Norte?

Y es por eso que este proyecto puede considerarse como una referencia para todas aquellas casas orientadas al Norte, bien por las vistas o bien por otros condicionantes.

Foto interior de Casa Queta. Fotografía de Tania Crespo
Foto interior de Casa Queta. Fotografía de Tania Crespo

Una vivienda tiene ganancias y pérdidas de energía. Las ventanas son un elemento particularmente determinante, ya que aporta ganancias que calientan gratis la casa en los meses más fríos y, al igual que el resto de la envolvente, deben minimizar las pérdidas durante todo el año. Además, deben proteger la vivienda de sobrecalentarse en los días de mayor radiación.

En este juego, la orientación es clave, ya que todas las ventanas ubicadas al norte no aportan ganancias.

La solución es sencilla

Conseguir las ganancias, ubicando ventanas en la cubierta. La quinta fachada, esa que se suele olvidar y que está poco o nada condicionada por la orientación.

Foto interior de Casa Queta. Fotografía de Tania Crespo
Foto interior de Casa Queta. Fotografía de Tania Crespo

Cierto es que en este proyecto no era fácil olvidarse de la cubierta, ya que la normativa es particularmente estricta en sus exigencias: obligatoriamente inclinada y teja roja.

Concha reconoce que para el proyecto pensó en un volumen compacto, sin entrantes y salientes, pero sin renunciar a un diseño moderno que consigue gracias a un guiño al centenario de la Bauhaus, que ha tenido lugar en 2019, utilizando sus 3 colores primarios en los recercados de las ventanas, y consiguiendo ese original movimiento de la fachada con huecos de diferentes tamaños y alineaciones, que hacen que la casa se integre perfectamente en el entorno, con un toque inconfundible.

“Sentido común y buena construcción”

Begoña ha hecho la consultoría de la vivienda para alcanzar el objetivo de certificar. Ve en PassivHaus un sello cargado de “sentido común” y lo equipara a “buena construcción”.

Nos describe las ventajas de un sello del que es una apasionada y convencida, pero nos alerta de la importancia no perder de vista nunca la finalidad de un proyecto, debido a la exigencia del sello, que puede llegar a eclipsar los demás aspectos cruciales de una vivienda. y por supuesto aquí hace valer su experiencia, que le permite saber qué funciona con mayor facilidad, y dedicar el tiempo correcto a cada cosa sin perder el foco.

Imagen esxteior de Casa Queta en Quintueles (Asturias). Fotografía de Tania Crespo.

Concha lo explica de otra forma, poniendo como ejemplo a su propia familia, de la que dice que no tenía como objetivo tener una casa Passiv, sino una casa bonita, agradable, luminosa, funcional, con vistas, etc, cuestión que nunca ha perdido de vista.

Destaca que ha quedado impresionada por la luminosidad interior. Podría parecer durante la conversación que las VELUX se decidieron por una cuestión técnica (conseguir ganancias solares), pero se felicita por el resultado tan fantástico de calidad interior y reparto de la luz. Nos explica además, cómo en verano consigue refrescar la vivienda de forma sencilla con las ventanas eléctricas elegidas, a la vez que se protege de la radiación con las persianas.

“la luz es arquitectura”

Ambas se apresuran a darme el titular: la luz es arquitectura, situando la luz en un lugar prioritario del proyecto que no debería relegarse, como a veces sucede (reconocen).

Concha destaca lo impresionante que es el efecto en invierno, donde se crea un precioso ambiente interior desde que se intuyen los primeros rayos de sol de la mañana a través de la cubierta.

Es un aspecto determinante de todo proyecto que pasa por sus manos. Al menos en este, doy fe de que así ha sido.

Concha Uría
Concha Uría

Concha Uría es arquitecto especialidad de Edificación, por la E.T.S.A. de la Universidad Politécnica de Valencia.

Master de especialización en Dirección Integrada de Proyectos de Edificación de la E.T.S.A. de la Universidad Politécnica de Madrid.

Especialista en Edificios de Consumo Casi Nulo. Miembro de la plataforma GBCe Asturias. Experto Verde. Experto Estandar Passivhauss. Perito Judicial.

Begoña Viejo
Begoña Viejo

Begoña Viejo es arquitecta del estudio La Colondra.

La Colondra es un estudio de arquitectura fundado en 2015 por Begoña Viejo y María Méndez, con una experiencia de más de 10 años trabajando en distintos ámbitos de la arquitectura.

En los últimos tiempos se han formado y especializado en el estándar PassivHaus y la metodología BIM, con el objetivo de desarrollar una arquitectura eficiente y adaptada a su entorno.

Alejandro Manso Virtus

Nacido en Madrid en 1983, formado en Arquitectura Técnica por la Universidad Politécnica de Madrid, ha desarrollado toda su vida profesional en el ámbito técnico y comercial del sector de la construcción, manteniendo un contacto permanente con arquitectos, constructores y promotores inmobiliarios, casi siempre en el ámbito de la obra nueva y particularmente orientado a soluciones industrializadas. En la actualidad, responsable de obra nueva y prescripción en VELUX, gestionando un equipo de arquitectos y expertos en obra nueva, creando valor y mejorando la calidad de los espacios para vivir, gracias a la luz natural y aire fresco.