Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

Tecnología al servicio de la arquitectura

autor
22.04.2020

Actualmente, el desarrollo imparable de la tecnología ha conseguido llegar a sectores como el de la arquitectura. Transformando consigo algunas concepciones. Enfrentarse al desarrollo de un proyecto, que pese a continuar surgiendo a través de un papel blanco y un lápiz, pueda combinarse y apoyarse en los avances tecnológicos hacia la ejecución de un proyecto.

Estamos en un proceso de adaptación hacia nuevas metodologías como el BIM que supone control, coordinación, optimización de procesos en todo el proceso. Quien no lo ha implementado, está en proceso o se le ha pasado por la cabeza hacerlo o intentarlo. Otros conceptos como BigData, inteligencia artificial (AI), realidad virtual (VR), realidad aumentada (AR), etc. están presentes en conversaciones, debates y en algunos casos, en el desarrollo de proyectos. Posibilitan mostrar opciones a clientes, permitir imaginar espacios, poder elegir acabados, entre otras muchas posibilidades.

Hace poco vi este video sobre una herramienta capaz de generar millones de escenarios diferentes de planificación urbana, pudiendo ajustar criterios y preferencias para llegar soluciones que los tengan en cuenta.  Es una herramienta desarrollada por Sidewalk Labs, perteneciente a Alphabet Inc. (Google) y creo no deja indiferente a nadie.

Creo personalmente, que todos estos avances tecnológicos nos permiten avanzar, desarrollar los proyectos con mayor control de muchas variables.

Como arquitectos hay un tema necesario de medir, tener en cuenta dimensiones, la escala de los espacios y las cosas. Y parte de estos avances tecnológicos van en estos términos, comprobar que nuestras asunciones con correctas. Estamos muy acostumbrados a imágenes fotorrealistas de los proyectos, existiendo muchas otras variables para evaluar y simular la realidad futura en una fase inicial de diseño. En esta guía de AIA (The American Institute of Architecture) llamada Architect’s Guide to Building Performance: simulations to improve the performance of your projects, trata en detalle este tema. Diferentes simulaciones del comportamiento del edificio en fases iniciales de proyecto nos permiten ir hacia proyectos más efectivos en términos económicos, energéticos y de confort. Habla de multitud de factores a tener en cuenta: volumetría y orientaciones, ventilación natural, soleamiento y sombreamiento, luz natural, simulación energética, entre otros muchos.

Es muy interesante el caso que detalla sobre la evaluación de 4 opciones de diseño para la Biblioteca Pública de Louisville (EEUU), en lo referente a la luz natural. Como cada diseño ofrece diferentes resultados en cuando a autonomía de luz natural, factor de luz día, etc. No solo diseño e imagen, sino todo lo que éste conlleva en la vida futura del edificio.

Resumen de resultados de estudios de iluminación para opciones de diseño para la Biblioteca Pública de Louisville, EEUU. Imagen MSR Design.

A este respecto, es cierto que en temas tan importantes como es la luz natural muchas veces no se le pone su potencial en valor. Sabemos los beneficios que aporta al ser humano, es muy valorada por las personas y es un recurso gratuito. En muchos casos se dan por supuesto asunciones y criterios que son fáciles de conocer: implantación según orientaciones, apertura de hueco más o menos amplios a un lado y a otro, pero no es tan habitual medir que estamos en lo cierto.

Desde hace tiempo me ha llamada la atención lo recurrente de realizar simulaciones de luz artificial (mediciones de luxes en el plano de trabajo, espacios comerciales por temas de potenciar el llamado customer journey…) sin ser tan habitual realizarse sobre la luz natural. Está claro que muchas veces es por temas puramente normativos que nos obliga a ello.

Considero que ambas son totalmente complementaras, que la luz del sol se apaga unas horas al día donde es vital contar con luz artificial bien evaluada. Pero aprovechar al máximo la luz natural que tenemos en España parece casi obligado.

Los avances en la ciencia nos han dado datos e información para conocer cómo actúa la luz natural dependiendo de localización y orientación; por donde sale y se pone, el acimut dependiendo el momento del año; el sol fue en otros tiempos usado como reloj para conocer la hora.

A este respecto del comportamiento del sol, rescato un video que muestra como cada 21 de abril el Panteón de Roma, introduce los rayos del sol a través de su óculo con una inclinación perfecta que ilumina su puerta de acceso.

Natale di Roma – MiBACT / YouTube

Conocemos como funciona el sol y sus variaciones para poder evaluar su acción en los proyectos. Existen programas para poder simular y medir qué conseguimos en los espacios que se proyectan. Por nombrar algunos, Daysim, Dial+, Diva for Rhino, Radiance, Ladybug/Grasshoper, Lightstanza y otras que seguramente ni he odio hablar de ellas.

Adicionalmente, existe un software gratuito de VELUX, Daylight Visualizer, que permite de una manera sencilla e intuitiva, modelar los espacios, importar modelos en 3D y tener mediciones de diferentes parámetros que nos permite jugar con dimensiones  y posiciones de huecos verticales y en cubierta, proyectar con luz natural. En futuras publicaciones podremos hablar en particular sobre esta herramienta.

VELUX Daylight Visualizer

Como conclusión, algunos pensarán en si la tecnología está al servicio de la arquitectura y no al revés. Cada uno que juzgue al respecto, yo considero que nos ayuda a ser más consecuentes con los diseños que realizamos, permite priorizar decisiones por evaluaciones y simulaciones de lo que está en proceso, y eso simplemente fortalece la labor del arquitecto.

Referencias:

Alfonso Redondo

Arquitecto, MSc in European Construction Engineering, curioso y proactivo. Con visión amplia del sector de la arquitectura, trabajado en estudios y consultoras globales en Madrid y Dinamarca en proyectos de diversos tipología, geografía y escala. Se incorpora a VELUX, como responsable de prescripción en zona centro, trabajó con arquitectos y promotoras, y con el desafío de poner en valor la luz natural en todo tipo de proyectos de arquitectura.