Vista interior de la piscina climatizada. Luces y reflejos

Compartir post

Linkedin Twitter Facebook

Un baño de luz mediterránea

autor
17.08.2020

La reforma de la piscina y la ampliación del spa ofrece a los clientes de este hotel de Mallorca la posibilidad de disfrutar de un formidable baño de luz mediterránea.

Piscina climatizada del Hotel Castell dels Hams. Detalle de la zona de ducha (Laura Torres y Antonio Benito, 2012)

Arquitectura vacacional en Mallorca

El encargo por parte de la propiedad del Hotel Castell del Hams se centraba en la reforma de la piscina existente, sustituyendo su cierre y la cubierta, pero manteniendo el vaso de la piscina, con sus formas sinuosas. Además, se pretendía añadir el programa de spa y gimnasio, con el objetivo de mejorar la oferta turística del hotel a sus potenciales clientes ofreciéndoles un auténtico baño de luz mediterránea.

Vista exterior. Piscina a la izquierda y spa-gimnasio a la derecha (Laura Torres y Antonio Benito, 2012)

El hotel abrió sus puertas en 1967, como lo hicieron tantas otras infraestructuras turísticas a lo largo de las costas baleares. Situado en medio del arbolado típicamente mediterráneo, el establecimiento original era de modestas dimensiones. No obstante, con el pasar del tiempo fue mejorando y ampliando sus instalaciones, hasta convertirse en un referente en el sector oriental de la isla mallorquina.

Reforma de la piscina climatizada y el spa.

La piscina se encuentra en lo que se podría denominar la fachada posterior del hotel, con acceso a unas vistas francamente desaprovechadas. Uno de los retos a los que se enfrentó el estudio de arquitectura fue el despojarla de su estigma de “patio trasero” y poder revalorizar ese sector del hotel. Sin duda, el valor añadido que supone el disponer de piscina cubierta y spa para una empresa hotelera, es motivo suficiente para no tratarlas como “instalaciones anexas” y concederles un papel protagonista.

Planta baja. Piscina climatizada y spa del Hotel Castell del Hams (A2arquitectos, 2011)

Desde el principio los arquitectos plantean dos prismas claramente diferenciados pero maclados entre si. El primer prisma alberga la piscina preexistente, configurándose en función de la estructura del hotel. Por otro lado, se concibe un segundo prisma, liberado de las ataduras que marca la directriz del hotel, y que contiene el programa de spa y gimnasio. Este segundo volumen está girado en planta respecto al primero. La intersección entre ambos cuerpos sirve para resolver las circulaciones entre las distintas zonas, con unas escalas de uso bien diferenciadas.

La cubierta como protagonista

Las cubiertas de ambos volúmenes van a entenderse como una quinta fachada, visible en primer término desde las habitaciones. Su aspecto debería ser lo suficientemente atractivo como para agradar a la vista de los huéspedes, sin entrar en competición con la belleza del paisaje circundante.

Un baño de luz mediterránea
Vista interior de la piscina climatizada (Laura Torres y Antonio Benito, 2012)

La luz natural al servicio del bienestar

Funcionalmente son espacios pensados para el disfrute del usuario. En ellos se desarrollan actividades relacionadas con el bienestar, el relax, la reconexión del cuerpo. Para ello, es fundamental captar luz natural hacia el interior pero sin poner en peligro cuestiones como el confort o la privacidad. Ambas cajas se agujerean de forma aleatoria, tanto en cubierta como en las fachadas. Las ventanas situadas en la cubierta plana presentan una amplia variedad de tamaños, tanto de proporción cuadrada como rectangular.

Un baño de luz mediterránea
Vista interior de la piscina climatizada. Luces y reflejos (Laura Torres y Antonio Benito, 2012)

El conjunto de huecos horadados en la cubierta plana permite ofrecer baño de luz mediterránea en los espacios interiores. La combinación de la luz cenital con la proveniente de las ventanas en fachada, genera un hermoso baile de reflejos en su contacto con la lámina de agua. El prisma que contiene el spa y el gimnasio se abre al exterior a través de grandes ventanales introduciendo el entorno vegetal como si de un acabado interior más se tratase.

Un baño de luz mediterránea
Vista interior del spa. Zona jacuzzi (Laura Torres y Antonio Benito, 2012)

A2arquitectos

El estudio lo lideran Juan Manzanares Suárez y Cristian Santandreu Utermark. Con oficinas en Madrid y Mallorca, su estudio ha sido galardonado con numerosos premios nacionales e internaciones, y su obra ha sido expuesta en el extranjero.

A2arquitectos fue seleccionado en el 2016 por el “European Centre of Architecture Art Design and Urban Studies” y el “Chicago Athenaeum: Museum of Architecture and Design” como uno de los 40 estudios de arquitectura más prometedores y emergentes de Europa.

David García Díez

Arquitecto por la Universidad de Valladolid y Máster en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico por la Universidad Politécnica de Madrid. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en Chile, trabajando tanto en empresas privadas como para las Administraciones Públicas. Formó parte del equipo redactor del PGOU de la ciudad de Puerto Montt. En el ámbito académico, fue profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Los Lagos. Desde 2019 es responsable de Prescripción y Obra Nueva de VELUX para la Com. Valenciana y Murcia.